Sin prevenir el juicio de la Iglesia, hemos comenzado a recoger los favores recibidos por intercesión de la Madre Luisa, como testimonio de la fama de santidad que va acompañando su recuerdo.

No hemos subido los testimonios confidenciales.

¡Posible milagro!

Pepita es curada instantáneamente del parkinsonismo por intercesión de la Madre 

Mataró, 5 de mayo de 2020

¡Otro posible milagro! 

Pepe, ingresado por covid, estuvo en la UCI acompañado de la Madre Luisa, que le transmitió una gran tranquilidad y confianza.

Estando en la UCI, al ver que mi estado de salud empeoraba, antes de ser intubado, me encomendé a la Madre y sentí con toda claridad su presencia, dándome ánimos y pidiéndome que no abandonara y siguiera adelante, a pesar de ser plenamente consciente de que estaba muerta.  


Estuve  34 días en la UCI, muy grave y tuve numerosas complicaciones, incluso tuve un ICTUS, pero de todo he salido sin secuelas, gracias a la Madre. Favor firmado. 
Sevilla, nov. 2020

Gracia extraordinaria: 

"La Madre Luisa me salvó la vida"


Hace 10 días que no deja de llover sobre la isla de Mallorca, por la DANA. En el salón-comedor tengo, junto a la TV, el retrato de Madre Luisa. Le enciendo una nueva vela al tiempo que le pido protección y ayuda. 

Sobre la 1.50 me acuesto. A las 2 me levanto para ir al baño. Continúa la pertinaz lluvia. Vuelvo a la cama y me levanto otra vez sobre las 3.30. Le ruego de nuevo a Dios que cese la lluvia. 

Sobre las 5.15 de la mañana " siento que algo o alguien roza mi brazo derecho intentando sacarme de la cama” (vivo solo). Salgo del dormitorio al pasillo...e inmediatamente y un ruido extraño, raro, hace desplomarse parte del falso techo, vigas y materiales diversos sobre mi cama (incluida la almohada) y parte de la habitación. 

Salgo al salón y mi mirada se fue directamente al cuadro del Sagrado Corazón de Jesús y a la lamparilla que ardía ante Madre Luisa. En esos momentos, solamente se me ocurrió dar gracias a Dios porque estaba vivo. Miré una y otra vez el retrato de Madre. Noté que no estaba ni nervioso ni desesperado por lo sucedido. Instintivamente pasé la mano por el retrato de Madre y le di las gracias en voz alta. 

Isidoro I. Palma de Mallorca,  28 de noviembre de 2021

Favor a Claudio Lama (en la UCI, al borde de la muerte, con fallo multiorgánico).

Coria del Río, Sevilla. Marzo 2020

Tras encomendarme a la Madre Luisa, me disminuyó el PSA prostático

Desde hace unos quince años estoy diagnosticado de hipertrofia benigna de próstata. He venido haciéndome revisiones, y llevo tomando tratamiento específico para la próstata desde entonces.

 

En la última revisión, el 9 de julio de 2021, el antígeno específico de la próstata, el PSA, me ha subido hasta 5.38 (el límite normal es hasta 4). Debido a ello, el médico de cabecera me derivó al especialista. Ya en su día me habían hablado de intervención quirúrgica, pero en su momento se dejó pendiente.

 

Estaba preocupado, y me encomendé a la Madre Luisa Sosa Fontenla, a quien conocí cuando estuve de párroco en Nerva, y a quien tengo por santa. Le pedí que me dejase vivir unos años más, porque aún hago mucha falta.

 

El urólogo me hizo un tacto rectal y una ecografía, en las que confirmó que la próstata estaba aumentada de tamaño, por lo que me mandó otra analítica. 

 

El día 4 de octubre me hice esos análisis en el mismo laboratorio del Hospital de León, y el PSA se había reducido a 3.19, sin aplicar ningún otro tratamiento que el Duodart, que llevo tomando años. El urólogo no se lo podía creer, y me han dado cita para una nueva revisión en 6 meses. 

 

Yo estoy seguro de que se trata de un favor de la Madre Luisa.

 

En León, a 7 de diciembre de 2021

Milena, gracias a que fue curada de las secuelas del covid el día antes del alta, pudo incorporarse a su duro trabajo físico.

Madrid, enero de 2021

Dolores Mateo Jiménez, con linfoma: al acordarme de la Madre Luisa, de repente dejé de sentir miedo  

“El día 28 de enero de 2019 llegué al hospital de Riotinto, para que me vieran en la consulta de hematología, pues tengo un linfoma. Yo estaba muy asustada, tanto que pasé toda la noche
sin dormir.
Yo pedía que no me hicieran cosas raras y que hubiera una medicina que me curara. Estaba asustadísima. Estando así, de repente me acordé de la Madre Luisa y en ese momento sentí un
descanso, una tranquilidad inexplicable. Ya no siento miedo y no me lo puedo creer.
A mí misma me extrañó el que me acordara en ese momento de la Madre, porque yo siempre me he encomendado hasta ahora a la Madre Rafaela, y yo no conocía personalmente a la
Madre Luisa. 
Cuando llegué a casa no paraba de decirle a todo el mundo: ¡qué cosa tan grande me ha pasado!! Lo contaba una y otra vez, y les decía: “entré en la consulta, y ya no tenía
miedo”.

Nota aclaratoria:
Este testimonio es de una de las últimas ancianas que han ingresado en esta casa cuando aún vivía la Madre, pero Dolores no la pudo conocer personalmente porque ya, por su debilidad,
no podía bajar a estar con las ancianas.
Dolores padece una enfermedad muy grave, y ella se está dando cuenta de que se va a morir. Efectivamente, cuando llegó del Hospital a casa ese día, no paraba de decir: ¡qué cosa tan
grande me ha pasado! Y repitió esta historia durante todo el día, a las mismas personas, varias veces. Por la noche decía: estoy tan tranquila que, esta tarde he dormido un rato.
Después de varios días le sigue dando las gracias a la Madre Luisa en el cuadro que tienen de ella en la sala de estar, y sigue diciendo: pase lo que pase, yo ya estoy tranquila.
Esta anciana, sin saberlo, ha sido partícipe del carisma de la Madre Luisa, de aceptación del sufrimiento. No pide la curación, sino la aceptación de la voluntad de Dios, y de Él le viene la
fuerza.
Nos ha hecho mucha impresión el pensar que la Madre, desde el cielo, sigue protegiendo de una manera especial a sus ancianitas.


22 agosto de 2019

Alejandra Milán no podía comer ni dormir, deprimida y asustada por la pandemia del Covid, pero al encomendarse a la Madre,  le transmitió una gran paz y tranquilidad.

Córdoba, mayo 2020

El párroco de Nerva, 

el P. Pawel Kaim

da su testimonio de intercesión de la Madre Luisa, protegiendo del cóvid las dos residencias de ancianos del pueblo de Nerva, en la homilía de la misa solemne de San Bartolomé, en Nerva, el 24 de agosto de 2021.  

Favor a Beatriz para encontrar casa en Reino Unido

He estado viviendo en Cambridge, y necesito buscar  casa por cambio de trabajo y de localidad a  Shrewsbury. Llevo buscando casa desde hace un mes, pero por ser extranjera y con mascotas es muy complicado alquilar casa. Además en esta nueva ciudad hay muchísima demanda de viviendas y muy pocas en alquiler. Yo ya estaba agobiada porque me tenía que incorporar a trabajar en  Shrewsbury.

Hice la novena junto con mi familia, encomendándonos a nuestra tía Luisa y finalmente me dieron la casa que había yo elegido como la más apropiada. Lo considero un favor de mi tía Luisa.
  
Shrewsbury , octubre 2021

Fernando Martin 

Una semana después de fallecer mi madre, me diagnosticaron una una arritmia grave que me produjo una fuerte taquicardia y dos trombos, cardiaco y pulmonar. 

Estaba asustado y desde el Hospital llamé a Julita Hierro para que me encomendar junto con las Hermanas a la Madre Luisa Sosa, e hicieron la novena conmigo. Me tuvieron que hacer dos cardioversiones y me aplicaron un tratamiento anticoagulante, pero yo tuve la tranquilidad de saber que estaba bien encomendado a la Madre Luisa.

Bollullos (Huelva), enero de 2019

Dos favores a Miriam (Houston)

El día 20 de octubre de 2021 nos encomendamos a la Madre Luisa Sosa por dos intenciones:

 

La primera, por mi hija Isabel, que tiene una fuerte genética de tumores cerebrales y en dos semanas le hacían una resonancia cerebral por síntomas otológicos.

 

La segunda, para encontrar un sacerdote que administrase los sacramentos a un grupo de guatemaltecos al que estamos dando catequesis mi marido y yo desde hace un año, y que están aún sin bautizar. 

 

Llevamos ya ¡un año! buscando un sacerdote, sin éxito. Incluso los muy conocidos que han administrado los sacramentos a nuestros hijos, han mirado para otro lado. Hay que tener en cuenta también que aquí en Houston todo ello supone mucho papeleo y la burocracia les echa para atrás. O quizás sea porque este grupo de gente procede de un ambiente sociocultural bajo y que no hablan inglés. Es decir, a ello se añade la dificultad de que tiene que hablar castellano. 

 

Mi madre me decía que, si aparecía un sacerdote dispuesto a atenderles, sería un milagro. Yo ya estaba tan agobiada, que ni dormía por la preocupación. ¿Cómo explicar a esta gente que ningún sacerdote quería ocuparse de ellos? 

 

Así pues, el día 22 de octubre empezamos la novena, y a los cuatro días de comenzarla (el día 26), apareció un sacerdote, a través de una amiga de mi hermana, que es párroco de Nuestra Señora del Monte Carmelo (Our Lady of  Mount Carmel), el padre Abelardo Cobos. Este padre es mexicano de mi misma ciudad, Puebla, y trabaja en zona de inmigrantes, lo que ha hecho mucho más fácil que nos comprendiera y ayudara con la gente, y muy amablemente se ha ofrecido para atender espiritualmente a este grupo de personas. 

 

Este sacerdote celebra la misa con esta gente y estoy feliz porque todas estas personas se quieren convertir. Le sigo pidiendo a la Madre Luisa por ellos, porque todavía hay mucho que hacer. 

Con respecto a mi hija Isabel, aún no le han hecho la resonancia, pero el favor que he recibido y que quiero hacer constar es que he llevado con paz lo que antes me causaba una gran preocupación.

Quiero dar a conocer en  Houston a la Madre Luisa Sosa difundiendo sus estampas, que voy a traducir al inglés.

Miriam Bracamonte (Houston)

Manoli López Cardoso

Tras encomendarme a la Madre Luisa, mi marido, con 62 años, que llevaba un tiempo en paro, ha encontrado trabajo con contrato laboral estable. Llevo siempre su estampa conmigo, y me encomiendo a ella para todo. Me ha cambiado la vida desde que me hablaron de ella, aunque no la conocí en vida.

Repilado (Huelva), dic. 2021

Testimonio de R. P. A.

Tuve una infección urinaria recurrente, en las que me trataban con antibióticos, pero al cabo de una semana volvía a recidivar, así hasta cuatro ocasiones. 
Yo estaba por aquel entonces en tratamiento con un psicofármaco desde hacía mes y medio. Pues en una de estas ocasiones en las que yo venía conduciendo, vi que mi coche se me iba hacia el arcén, la gente me pitaba continuamente, yo frenaba continuamente  y reduje la velocidad y estaba agobiada porque veía que no llegaba sana y salva, y llegué a duras penas. 
Fue entonces cuando me dieron una estampa de la Madre y me dijeron que me encomendara a ella, porque está haciendo muchos favores, y así lo hice.
La psicóloga me dijo que acudiera al Hospital de Riotinto y allí me dijeron que no podía ser del tratamiento, y me dieron cita con el neurólogo. 
Entonces me encomendé a la Madre a través de la novena, pidiéndole que lo que me pasaba fuese del tratamiento, y no de otra causa. También me encomendé por las cistitis recurrentes, que aún no se habían curado. Yo, por mi cuenta, reduje ¼ del tratamiento que estaba tomando, y ya con eso me encuentro bien. Creo que la Madre intervino en ambos procesos.
 

A pesar de no haber conocido personalmente a la Madre, desde entonces, le rezo  todas las noches.

Cuatro favores a Encarna Domínguez Durán

Aunque no he conocido personalmente a la Madre, me encomiendo a ella y me ha concedido muchos favores:

1º Encomendé a mi hijo, que está de erasmus este curso en Rumanía y el mismo día que volvió a España le dio un neumotórax, ya en España (¡menos mal que le ocurrió en España y no en Rumanía!), y fue intervenido aquí en España, gracias a Dios. 

2º Después se tuvo que volver en autobús más de tres días sin parar, lo cual fue como si tal cosa. Esto fue otro favor. 

3º Mi suegra, tras hacer la novena, encontró una chica interna buena y formal (hasta entonces las que había tenido la abandonaban de un día para otro).

4º Por una amiga de mi hijo, ingresada en UCI por una trombosis. Al segundo día de comenzar la novena, ya salió de la UCI, y reconoció que había sentido mucha paz después de tanta angustia, y que había mejorado muy pronto, gracias a Dios.

Me encomiendo a la Madre cada vez que tengo una necesidad, y la recomiendo a todo el mundo.

Nerva, enero de 2022

Favor a Guillermo (infección recidivante tras intervención por sarcoma)

 En Octubre de 2019 me operaron de un sarcoma en la rodilla. En esa operación me infecté con una bacteria y si bien todas las pruebas realizadas posteriormente mostraron que del sarcoma estaba totalmente recuperado, lo cierto es que tuve que pasar por quirófano varias veces porque se me acumulaba líquido en el interior de la rodilla, y en los análisis realizados se mostraba que este líquido estaba infectado por una pseudomona que tras varios ciclos de antibiótico de 12 semanas, inicialmente desaparecía pero luego volvía a aparecer la infección.

El 29 de mayo 2020 me operaron por última vez, me dieron de alta el 15 de junio y estuve en casa con antibiótico oral durante las mismas 12 semanas que había estado anteriormente. El 13 de junio mi hermana Laura y un grupo de amigas comenzaron una novena a la Madre Mª Luisa Sosa Fontenla que se finalizó el 23 de junio. Tras las 12 semanas finalicé con los antibióticos y estuve dos semanas sin tomar antibiótico ninguno. El 5 de septiembre me volvieron a repetir las pruebas y la infección había desaparecido. 

Doy gracias a la intercesión de la Madre Sosa Fontenla y a todas las personas que han hecho la novena, ya que en sucesivos análisis los niveles de infección han estado muy bajos y no se han vuelto a disparar como me había ocurrido repetidas veces. 

Madrid 13 de Octubre de 2020 
Guillermo Casado Roch 

Resolución, a las 2 horas de comenzar la novena, de un tema muy complicado y delicado

Llevaba más de un año intentando conseguir permiso de unos vecinos para obras en una medianera que lindaba con su propiedad. El permiso era muy difícil de conseguir, y las obras eran necesarias para pasar la ITE, pues era necesario repararlo antes de esta inspección. Los plazos se iban agotando, y el permiso no llegaba, y estaba apalabrada la fecha de inicio de las obras. Quedaban unos 20 días para su inicio y el permiso no llegaba, y yo estaba preocupado.

En dirección espiritual, me mencionó mi dirigida que por qué no se lo encomendábamos a la M. Luisa Sosa Fontenla, comprometiéndonos los dos a rezar la novena;

La verdad es que no me dio tiempo a empezar, pero Celia sí la hizo ese mismo día (me envió un whatsapp con la novena). Pues a las 2 horas y 20 minutos de hacerla Celia, recibí un mail de los vecinos con la autorización para llevar las obras a cabo. Providencialmente los problemas e imprevistos típicos de todas las obras se han ido resolviendo.  Surgió que había que pedir, casi sin antelación, permiso a otra finca para poner unos anclajes para desarrollar trabajos verticales, permiso que dieron con la mayor amabilidad del mundo.

Todo el mundo que este tipo de relaciones a veces son complicadas.

Los detalles permanecen en el anonimato, pues así me parece más oportuno, pero no me queda ninguna duda de la intervención inmediata de la Madre Luisa en la resolución de estos problemas.

Carta firmada.  28/9/2021

Favor a Jaime (asmático ingresado por Covid19) 

El día 16 de marzo de 2020, en plena crisis del coronavirus, nos dijeron que a Jaime, hospitalizado por el covid19 con la complicación de su asma, si en dos o tres días no mejoraba, lo tendrían que ingresar en la UCI.

El día 19 de marzo de 2020 por la mañana empezamos una novena a nuestra tía Luisa Sosa Fontenla un grupo numeroso de la familia, con la esperanza de que el Señor todopoderoso interviniera en su favor a través de su intercesión, y la terminamos el viernes 27. 

Ese mismo día 19 en que comenzamos la novena, su hijo Jaime le mandó por la noche un whatsapp a su amiga Sara, que nos reenvió:

“Esta tarde, a las 6 o así nos han llamado del Hospital y nos han dicho que mi padre se estaba ahogando y que se lo llevaban a la UCI. Le han tenido que hacer unas pruebas para ver cómo podían medicarle para que mejorase. Entonces yo lo que digo es que es un milagro o como lo quieras llamar, porque se ha recuperado. No se sabe cómo, pero de repente el coronavirus ha empezado a bajar (estaba en 160 y pico y ha bajado a 73), los leucocitos han empezado a estabilizarse, todo, todo, todo ha empezado a mejorar, todo, increíble. No se lo han llevado evidentemente a la UCI, y nos han dicho que cuando se le pase la fiebre y esté dos días bien, lo mandan para casa”.

El lunes 30 le dieron el alta. Los médicos dijeron que “fue un milagro” que Jaime no ingresara en la UCI. Si bien es cierto que ha habido otros grupos religiosos y sacerdotes rezando por Jaime, creemos que la Madre Luisa ha intervenido, por la inmediatez de su efectividad.

En Madrid, marzo de 2020

Justo al enseñarme una foto de la Madre, me llamaron para un trabajo 

A los pocos días de morir la Madre Luisa fui a la Casa para ver a mi amiga Julita, sobrina de la Madre. Como no podía ser de otra manera, nuestra conversación versó sobre su tía. Recuerdo que me dijo Julita: “te enseño una foto muy bonita de ella”. Entonces se levantó y fue a buscarla. En ese momento me suena el móvil, llega Julita y me da la foto; mientras, me van diciendo, a través del móvil, que me puedo incorporar a trabajar en Riotinto-Fruit. 

Llevaba dos años esperando esta llamada y al recibirla en ese momento, no puedo dejar de pensar que ha sido un favor de la Madre Luisa. Así se lo dije a mi amiga y quedamos las dos muy impresionadas.  

Remedios Carballar Nieto. Nerva (Huelva), enero 2018

Favor a David (un niño de 5 años con trombopenia severa)

El día 6 de marzo de 2020 me avisaron y me piden oraciones por David, un pequeñín al que le habían bajado mucho las plaquetas. Estaba seriamente enfermo. Me pongo en contacto con amigos y empiezan a rezar a la Madre Luisa Sosa Fontenla para que intercediera por él. 

El día 9 de marzo me llega la gran noticia de que el pequeño David está mucho mejor y le han dado el alta en el Hospital. El día 13 le dan los resultados de todas las pruebas y les dicen que no hay nada maligno. Todo ha sido algo pasajero y puntual por un proceso infeccioso.

Nos consta que ha habido mucha gente rezando y pidiendo intercesiones, cada uno a quien más devoción tenían, pero yo personalmente recé a la Virgen Santísima y también pedí la intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla. Se que hay que dar las gracias al Señor y también a la Madre Luisa y desde aquí quiero hacerlo. Muchas gracias también a todas las personas que han rezado con toda su alma y toda su fe para pedir por David con esta oración. Gracias de verdad.

 

Madrid, marzo de 2020

Favor a Juani F.P. 

Ingresada con coronavirus en el Hospital de la Princesa. Madrid, 26 de diciembre de 2019.

Cristina Cámara aprobó las oposiciones

Mi madre se encomendó a la Madre Luisa, entre otros intercesores. No puede dejar de agradecer a la comunidad de la Obra de Jesús Nazareno de Nerva sus oraciones, así como a la intercesión de la Madre Luisa.

Tres favores a Rosa Victoria D.D.


1º. Por intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla he pedido por el marido de mi
prima, que quedó en paro desde hace un mes, y rápidamente lo colocaron en otra
empresa en la que trabajaba antes, en Huelva.

2º. Tras unas pruebas, le detectan a mi marido una arritmia y deciden tratarla con un
“Chispazo”. Entre los medicamentos y la fuerza de la oración, encomendándolo a
Madre Luisa Sosa Fontenla, cuando fueron a darle el “chispazo”, milagrosamente había
desaparecido la arritmia.

Posteriormente, al desaparecer la arritmia, ha sido operado de una hernia umbilical y
hasta ahora ha salido todo bien. También ha sido por la oración y la intercesión de
Madre Luisa Sosa Fontenla.

3º. Por intercesión de Madre Luisa Sosa Fontenla, he pedido por el marido de mi prima,
que fue trasladado injustamente a Tarragona, porque querían que se marchase de la
empresa. Total, se fue a Tarragona, pero enseguida llegaron a un acuerdo, no dándole
lo que le pertenecía, pero sí llegando a un acuerdo.

Nerva, 25 julio de 2019

 Favor a  Yolanda M.B. por  la compra de su casa

El 17 de enero de 2020 vino a la clase de pilates una chica que, por error, reservó una sesión de fisioterapia individual, en vez de la terapia de grupo que le corresponde. Después de pilates se iba directamente al Hospital de la Princesa a recoger un informe sobre otro favor, y me estuvo hablando de su tia abuela, la Madre Luisa Sosa Fontenla, y de su labor, todo brevemente, porque fue durante la clase. Ella me dijo que ese error suyo seguramente sería providencial, porque “no se mueve la hoja del árbol sin la voluntad de Dios”, y me dio dos estampas de la Madre (que las llevaba “casualmente” por el motivo anteriormente mencionado).

Entonces encomendé a la Madre Luisa la compra de la casa que estamos buscando desde hace más de dos años y esa misma tarde apareció una casa muy bien situada, en la zona que buscábamos, a media distancia entre el trabajo de mi marido y el mío (tardamos andando al trabajo 5-10 minutos cada uno), del tamaño y precio que buscábamos.

Lo he considerado como un favor de la Madre Luisa, y desde entonces, me encomiendo a ella para todo.

Madrid, enero de 2020

Favor narrado por Mª Minerva A.C.

El día 27 de noviembre a las 16:00 horas me llamó mi hija y me dijo que venía del hospital, que le habían tenido que poner una vía con suero y medicación. Además había estado ingresada 4 horas, y le habían diagnosticado gastroenteritis aguda vírica. 
Le recomendaron que estuviera en cama unos tres días, que era un virus. La tarde la pasó muy mal con fiebre y estuve hablando con ella hasta que se durmió, serían las 18:00 horas aproximadamente. 
A las 22:00 horas no me llamaba y yo estaba muy preocupada, tampoco la quería llamar por si la despertaba. 
Debo decir que esa misma tarde yo había estado viendo la Misa en conmemoración de la Madre Luisa y pude ver el testimonio de una señora que contaba cómo se había obrado con ella. Así que acordándome de ese testimonio me encomendé a la Madre y le pedí que por favor pusiera buena a mi niña y también le pedí que por favor mi hija me llamase pronto para saber de ella. 
Fue encomendarme y al minuto llamó mi hija diciendo que se encontraba mejor, al día siguiente aunque no fue a trabajar no tuvo fiebre ni estuvo mala. 
También he de decir que yo no tengo contacto frecuente con las Hermanas, pero esa misma noche, justo antes de que me llamase mi hija, recibí un whatsapp de la Hermana Inmaculada, muy cariñoso mandándome muchos besos. 
Un mes después vi a la Hermana y le conté lo sucedido y ella me dijo que no se acordaba del mensaje que me había enviado y que era rarísimo que ella escribiera tan tarde. He aquí mi testimonio.

Nerva, a 27 de noviembre de 2019.