Sin prevenir el juicio de la Iglesia, hemos comenzado a recoger los favores recibidos por intercesión de la Madre Luisa, como testimonio de la fama de santidad que va acompañando su recuerdo.

Favor a Guillermo (infección recidivante tras intervención por sarcoma)

 En Octubre de 2019 me operaron de un sarcoma en la rodilla. En esa operación me infecté con una bacteria y si bien todas las pruebas realizadas posteriormente mostraron que del sarcoma estaba totalmente recuperado, lo cierto es que tuve que pasar por quirófano varias veces porque se me acumulaba líquido en el interior de la rodilla, y en los análisis realizados se mostraba que este líquido estaba infectado por una pseudomona que tras varios ciclos de antibiótico de 12 semanas, inicialmente desaparecía pero luego volvía a aparecer la infección.

El 29 de mayo 2020 me operaron por última vez, me dieron de alta el 15 de junio y estuve en casa con antibiótico oral durante las mismas 12 semanas que había estado anteriormente. El 13 de junio mi hermana Laura y un grupo de amigas comenzaron una novena a la Madre Mª Luisa Sosa Fontenla que se finalizó el 23 de junio. Tras las 12 semanas finalicé con los antibióticos y estuve dos semanas sin tomar antibiótico ninguno. El 5 de septiembre me volvieron a repetir las pruebas y la infección había desaparecido. 

Doy gracias a la intercesión de la Madre Sosa Fontenla y a todas las personas que han hecho la novena, ya que en sucesivos análisis los niveles de infección han estado muy bajos y no se han vuelto a disparar como me había ocurrido repetidas veces. 

Madrid 13 de Octubre de 2020 
Guillermo Casado Roch 

Favor a Claudio (en la UCI con fallo multiorgánico por Covid19)

Claudio Jesús Lama García, de 46 años, ingresó por covid19 en el Hospital Virgen Macarena el día 18 marzo directamente en la UCI. 


Al 9º día de estar en la UCI, el día 26 de ese mismo mes, estando Claudio al borde de la muerte con un fallo multiorgánico, empezamos “in extremis” una novena a la Madre Luisa Sosa Fontenla un grupo amplio de la familia junto con las Hnas. de la Obra de Jesús Nazareno de Nerva que ella fundó. 

Muy lentamente fue poco a poco mejorando. El día 21 abril, tras 35 días en la UCI, pasó a planta. El 2 de mayo le dieron el alta.

Aunque la familia de Claudio y amigos hayan estado rezando por él desde el principio, creemos que la Madre Luisa ha intervenido de forma evidente sacando a Claudio del borde de la muerte, porque justamente empezó a mejorar al día siguiente de empezar la novena.

Favor a Jaime (asmático ingresado por Covid19) 

El día 16 de marzo de 2020, en plena crisis del coronavirus, nos dijeron que a Jaime, hospitalizado por el covid19 con la complicación de su asma, si en dos o tres días no mejoraba, lo tendrían que ingresar en la UCI.

El día 19 de marzo de 2020 por la mañana empezamos una novena a nuestra tía Luisa Sosa Fontenla un grupo numeroso de la familia, con la esperanza de que el Señor todopoderoso interviniera en su favor a través de su intercesión, y la terminamos el viernes 27. 

Ese mismo día 19 en que comenzamos la novena, su hijo Jaime le mandó por la noche un whatsapp a su amiga Sara, que nos reenvió:

“Esta tarde, a las 6 o así nos han llamado del Hospital y nos han dicho que mi padre se estaba ahogando y que se lo llevaban a la UCI. Le han tenido que hacer unas pruebas para ver cómo podían medicarle para que mejorase. Entonces yo lo que digo es que es un milagro o como lo quieras llamar, porque se ha recuperado. No se sabe cómo, pero de repente el coronavirus ha empezado a bajar (estaba en 160 y pico y ha bajado a 73), los leucocitos han empezado a estabilizarse, todo, todo, todo ha empezado a mejorar, todo, increíble. No se lo han llevado evidentemente a la UCI, y nos han dicho que cuando se le pase la fiebre y esté dos días bien, lo mandan para casa”.

El lunes 30 le dieron el alta. Los médicos dijeron que “fue un milagro” que Jaime no ingresara en la UCI.

Si bien es cierto que ha habido otros grupos religiosos y sacerdotes rezando por Jaime, creemos que la Madre Luisa ha intervenido, por la inmediatez de su efectividad.

Favor a David (con plaquetopenia severa)

El día 6 de marzo de 2020 me avisaron y me piden oraciones por David, un pequeñín al que le habían bajado mucho las plaquetas. Estaba seriamente enfermo. Me pongo en contacto con amigos y empiezan a rezar a la Madre Luisa Sosa Fontenla para que intercediera por él. 

El día 9 de marzo me llega la gran noticia de que el pequeño David está mucho mejor y le han dado el alta en el Hospital. El día 13 le dan los resultados de todas las pruebas y les dicen que no hay nada maligno. Todo ha sido algo pasajero y puntual por un proceso infeccioso.

Nos consta que ha habido mucha gente rezando y pidiendo intercesiones, cada uno a quien más devoción tenían, pero yo personalmente recé a la Virgen Santísima y también pedí la intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla. Se que hay que dar las gracias al Señor y también a la Madre Luisa y desde aquí quiero hacerlo. Muchas gracias también a todas las personas que han rezado con toda su alma y toda su fe para pedir por David con esta oración. Gracias de verdad.

 

Fdo: Eva (madre del amigo de David)

Favor a Alejandra (no podía comer ni dormir, deprimida a raiz de la crisis del Covid19)


Soy Alejandra Millán Castilla. Tuve una educación religiosa, pero a partir de la juventud me alejé del Señor. Me siento muy culpable de no haberles inculcado una educación religiosa a mis hijos. En 2015 tuve mi conversión con el Cristo de la Misericordia. Hasta entonces, yo tenía muchos miedos, yo no podía entrar en un hospital ni ver morir a nadie, pero desde que yo encontré a Dios se me pasaron esos miedos.

Pero desde que empezó esta pandemia del coronavirus volví otra vez a tener ese miedo, no me quería levantar, estaba muy asustada, tenía un miedo muy grande, un nudo en el estómago, no podía comer, y un susto muy grande yo creo que rozando ya con la depresión. Tenía que dormir toda la noche con una lucecita porque tenía mucho miedo a los difuntos, creía que si se despertaba iba a ver algún ánima. Era un miedo muy grande que no me dejaba dormir. 

El domingo de Misericordia murió la tía de mi marido. Yo estaba ya mal, pero esto empeoró la situación porque no pude estar en su entierro ni decirle un funeral. Esto agravó mis miedos a los difuntos.

Desde el comienzo de esta pandemia, estoy rezando dos veces al día la oración por la intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla, por la mañana y por la noche. Le pido por el fin de la pandemia, para que no haya más enfermos ni fallecidos; por la conversión de mi hija … y de mi marido, por la beatificación de la Madre Luisa, para que un día llegue a los altares.

El día 25 de abril de 2020 cogí por la noche la estampita de la Madre Luisa que tengo en la mesilla y le dije: “Madre Luisa, quítame este miedo tan grande que tengo”. Esa noche no tuve miedo, apagué la luz y me dormí con la luz apagada, cuando antes la apagaba ya al amanecer. A la noche siguiente pensé que no podía apagar la luz, pero me entró una tranquilidad tan grande, que puse la estampita de la mesilla mirando para mí y pude dormir sin miedo. Y así desde entonces, y me encuentro muy bien, gracias a la Madre Luisa.

 

Córdoba, a 9 de mayo de 2020

Favor a un niño de 5 años con trombocitopenia severa

El día 6 de marzo de 2020 me pidieron oraciones por David, un niñito de 5 años con trombocitopenia severa que no remontaba. No se sabía a qué se debía esa pérdida de plaquetas, pero podía tratarse de algo muy grave, según dijeron. Estaba seriamente enfermo.

Me pongo en contacto con amigos y el 7 de marzo, un grupo numeroso comenzó una novena a la Madre Luisa Sosa Fontenla por la curación del niño. si bien es cierto que también ha habido otras personas ajenas al grupo que han rezado por su cuenta y no sabemos a quién se han encomendado.

El 9 de marzo me llega la gran noticia de que el pequeño David está mucho mejor y que le han dado el alta hospitalaria. El día 13 le dieron los resultados de todas las pruebas y le dijeron que todo estaba bien. Al parecer, ha podido ser debido a un proceso infeccioso.

Nos consta que ha habido mucha gente rezando y pidiendo intercesiones, cada uno a quien más devoción tenía, pero yo personalmente recé a la Virgen Santísima y también a través de la intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla. Sé que hay que dar las gracias al Señor y también a la Madre Luisa y desde aquí quiero hacerlo. Muchas gracias también a todas las personas que han rezado con toda su alma y toda su fe para pedir por David a través de esta oración  de intercesión de la Madre Luisa. Gracias, de verdad.

 

Fdo: Eva M.

 Favor a  Y.M.B. para la compra de su casa

El 17 de enero de 2020 vino a la clase de pilates una chica que, por error, reservó una sesión de fisioterapia individual, en vez de la terapia de grupo que le corresponde. Después de pilates se iba directamente al Hospital de la Princesa a recoger un informe sobre otro favor, y me estuvo hablando de su tia abuela, la Madre Luisa Sosa Fontenla, y de su labor, todo brevemente, porque fue durante la clase. Ella me dijo que ese error suyo seguramente sería providencial, porque “no se mueve la hoja del árbol sin la voluntad de Dios”, y me dio dos estampas de la Madre (que las llevaba “casualmente” por el motivo anteriormente mencionado).

Entonces encomendé a la Madre Luisa la compra de la casa que estamos buscando desde hace más de dos años y esa misma tarde apareció una casa muy bien situada, en la zona que buscábamos, a media distancia entre el trabajo de mi marido y el mío (tardamos andando al trabajo 5-10 minutos cada uno), del tamaño y precio que buscábamos.

Lo he considerado como un favor de la Madre Luisa, y desde entonces, me encomiendo a ella para todo.

Favor a Juani F.P. 

Realizado el en el Hospital de la Princesa, Madrid el día 26 de diciembre de 2019.

Tres favores pedidos a Luisa por Rosa Victoria Dominguez Delgado


1º. Por intercesión de la Madre Luisa Sosa Fontenla he pedido por el marido de mi
prima, que quedó en paro desde hace un mes, y rápidamente lo colocaron en otra
empresa en la que trabajaba antes, en Huelva.

2º. Tras unas pruebas, le detectan a mi marido una arritmia y deciden tratarla con un
“Chispazo”. Entre los medicamentos y la fuerza de la oración, encomendándolo a
Madre Luisa Sosa Fontenla, cuando fueron a darle el “chispazo”, milagrosamente había
desaparecido la arritmia.

Posteriormente, al desaparecer la arritmia, ha sido operado de una hernia umbilical y
hasta ahora ha salido todo bien. También ha sido por la oración y la intercesión de
Madre Luisa Sosa Fontenla.

3º. Por intercesión de Madre Luisa Sosa Fontenla, he pedido por el marido de mi prima,
que fue trasladado injustamente a Tarragona, porque querían que se marchase de la
empresa. Total, se fue a Tarragona, pero enseguida llegaron a un acuerdo, no dándole
lo que le pertenecía, pero sí llegando a un acuerdo.

Nerva, 25 julio de 2019

Al ver su estampa, me llamaron para un trabajo (Remedios Carballar Nieto)

A los pocos días de morir la Madre Luisa fui a la Casa para ver a mi amiga Julita, sobrina de la Madre. Como no podía ser de otra manera, nuestra conversación versó sobre su tía. Recuerdo que me dijo Julita: “te enseño una foto muy bonita de ella”. Entonces se levantó y fue a buscarla. En ese momento me suena el móvil, llega Julita y me da la foto; mientras, me van diciendo, a través del móvil, que me puedo incorporar a trabajar en Riotinto-Fruit. 

Llevaba dos años esperando esta llamada y al recibirla en ese momento, no puedo dejar de pensar que ha sido un favor de la Madre Luisa. Así se lo dije a mi amiga y quedamos las dos muy impresionadas. 

(Enero 2018)

Favor narrado por Mª Minerva Álamo Culebra 

Quiero redactar  mi testimonio para que quede constancia de lo que la Madre Luisa obró conmigo. 
El día 27 de noviembre a las 16:00 horas me llamó mi hija y me dijo que venía del hospital, que le habían tenido que poner una vía con suero y medicación. Además había estado ingresada 4 horas, y le habían diagnosticado gastroenteritis aguda vírica. 
Le recomendaron que estuviera en cama unos tres días, que era un virus. La tarde la pasó muy mal con fiebre y estuve hablando con ella hasta que se durmió, serían las 18:00 horas aproximadamente. 
A las 22:00 horas no me llamaba y yo estaba muy preocupada, tampoco la quería llamar por si la despertaba. 
Debo decir que esa misma tarde yo había estado viendo la Misa en conmemoración de la Madre Luisa y pude ver el testimonio de una señora que contaba cómo se había obrado con ella. Así que acordándome de ese testimonio me encomendé a la Madre y le pedí que por favor pusiera buena a mi niña y también le pedí que por favor mi hija me llamase pronto para saber de ella. 
Fue encomendarme y al minuto llamó mi hija diciendo que se encontraba mejor, al día siguiente aunque no fue a trabajar no tuvo fiebre ni estuvo mala. 
También he de decir que yo no tengo contacto frecuente con las Hermanas, pero esa misma noche, justo antes de que me llamase mi hija, recibí un whatsapp de la Hermana Inmaculada, muy cariñoso mandándome muchos besos. 
Un mes después vi a la Hermana y le conté lo sucedido y ella me dijo que no se acordaba del mensaje que me había enviado y que era rarísimo que ella escribiera tan tarde. He aquí mi testimonio.

(27 de noviembre de 2019)

Dolores Mateo Jiménez, con linfoma: al acordarme de la Madre Luisa, de repente dejé de sentir miedo  

“El día 28 de enero de 2019 llegué al hospital de Riotinto, para que me vieran en la consulta de hematología, pues tengo un linfoma. Yo estaba muy asustada, tanto que pasé toda la noche
sin dormir.
Yo pedía que no me hicieran cosas raras y que hubiera una medicina que me curara. Estaba asustadísima. Estando así, de repente me acordé de la Madre Luisa y en ese momento sentí un
descanso, una tranquilidad inexplicable. Ya no siento miedo y no me lo puedo creer.
A mí misma me extrañó el que me acordara en ese momento de la Madre, porque yo siempre me he encomendado hasta ahora a la Madre Rafaela, y yo no conocía personalmente a la
Madre Luisa. 
Cuando llegué a casa no paraba de decirle a todo el mundo: ¡qué cosa tan grande me ha pasado!! Lo contaba una y otra vez, y les decía: “entré en la consulta, y ya no tenía
miedo”.

Nota aclaratoria:
Este testimonio es de una de las últimas ancianas que han ingresado en esta casa cuando aún vivía la Madre, pero Dolores no la pudo conocer personalmente porque ya, por su debilidad,
no podía bajar a estar con las ancianas.
Dolores padece una enfermedad muy grave, y ella se está dando cuenta de que se va a morir. Efectivamente, cuando llegó del Hospital a casa ese día, no paraba de decir: ¡qué cosa tan
grande me ha pasado! Y repitió esta historia durante todo el día, a las mismas personas, varias veces. Por la noche decía: estoy tan tranquila que, esta tarde he dormido un rato.
Después de varios días le sigue dando las gracias a la Madre Luisa en el cuadro que tienen de ella en la sala de estar, y sigue diciendo: pase lo que pase, yo ya estoy tranquila.
Esta anciana, sin saberlo, ha sido partícipe del carisma de la Madre Luisa, de aceptación del sufrimiento. No pide la curación, sino la aceptación de la voluntad de Dios, y de Él le viene la
fuerza.
Nos ha hecho mucha impresión el pensar que la Madre, desde el cielo, sigue protegiendo de una manera especial a sus ancianitas.
Por cierto, esta anciana sigue estable, a pesar de no estar sometida a tratamientos específicos del cáncer.


22 agosto de 2019